martes, 17 de marzo de 2015

Si deus me relinquit

Cuando todo comenzaba a estar súper genial, tuvo que darme varicela.
A mis largos y terribles 22 años, tenía que darme varicela.
Supuestamente ya me había dado cuando tenía como 6, pero no... resulta que seguro era otra cosa.
Y bueno, no solo la varicela, también Panzerkampfwagen, también se le ocurre pelearse y abrirse que la cabeza, el ojo y ahora la oreja.
No puedo llevarlo a que lo revisen justo ahora por que aunque estoy escribiendo tengo fiebre y mucho dolor en todas partes, odio estas vacaciones forzadas y todo esto que se tiene que dejar de lado solo por una enfermedad infectocontagiosa =^= 
A veces la vida es un poquito injusta, pero bueno, aunque no me gusta mucho la idea de conformarme, creo que lo haré esta vez.
Creo que justo cuando los duendes malvados rompe-sueños se dan cuenta de que me va bien solo se aprovechan de los momentos en los que bajo un poco la guardia y me mandan enfermedades y gatos locos.
Por lo menos puedo entretenerme un poco, hay que estudiar y tengo un montón de cosas que leer, aunque de verdad preferiría estar bien e ir a la escuela.
No me queda más que quedarme guardada por un tiempo aquí.
Pensando en lo que podría hacer si pudiera salir.
Tal vez mande a alguien a llevar a Panzer al veterinario, por que no estoy segura de poder hacerlo yo misma.
Seguro que no será tan horrible.
Imagen random del post.
¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario